Curaçao, la isla paraíso

Curaçao, paraíso caribeño

La promesa de este destino del Caribe es también mostrar un fiel reflejo del pasado colonial a través del mercado flotante, La sinagoga Mikve Israel-Emanuel, la más antigua del continente americano, el parque Wihelmina, el fuerte de Amsterdam y el palacio del Gobernador, lugares mágicos que de paso dejarán extasiados a quienes los recorran, porque se encontrarán con las delicias de la cocina española, holandesa, africana y hasta asiática, platos preparados para consentir los paladares de todo el mundo. 

 

Las mejores playas 

Cualquiera que sea la playa elegida para visitar en Curaçao será una excelente opción, ya sea Porto Marie, Cas Abou, Mambo Beach, Kalki, Blue Bay Beach, todas con una gran oferta para satisfacer todos los deseos vacacionales que pueden ir desde practicar deportes acuáticos, hasta susurrar un poema a la pareja mientras se aprecia el impactante atardecer, después de haber nadado con delfines o darle de comer a los tiburones. 

La experiencia en este destino Patrimonio Mundial no puede esperar, sólo es cuestión de alistar la mochila con dinero para cambiar por el Florín Antillano Neerlandés, alistar unos diccionarios y traductores de los idiomas holandés, inglés o Papiamento y aventurarse al disfrute máximo de este paraíso caribeño.

Si al hablar de un destino turístico le describen una isla con aguas de azul intenso y arena blanca, riqueza natural marina con extensos arrecifes, clima fascinante y casas de colores, no lo piense mucho, se trata de Curaçao, una isla paradisíaca enclavada en las Antillas Menores, al sur del mar Caribe. 

Tal es la riqueza turística y paisajística de esta isla neerlandesa del Caribe, que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura - UNESCO, incluyó a Willemstad, capital de Curaçao, en el listado de lugares catalogados como Patrimonio Mundial, lo que definitivamente no deja ni el más ligero margen de duda, de que este destino se debe visitar por lo menos una vez en la vida, con lo cual se tienta al espíritu turístico a regresar una y otra vez. 

Si con sólo hablar de la belleza del mar y del paisaje, los turistas ya están atraídos por el destino, quedarán fascinados al conocer la magia artística que a través de la música Curaçao entrega a sus visitantes, quienes pueden apreciar múltiples danzas africanas en los lugares insignia de la isla. 

 

Música y danza 

Los principales estilos musicales y de danza giran en torno al Tambú, Seú, Tumba y Canciones de Trabajo, los cuales mezclan giros de cadera, pasos de danza llenos de gracia, movimientos de carnaval y hasta cánticos africanos en honor al trabajo, lo que permite predecir un espectáculo memorable que cualquier turista recordará en su mente. 

En Curaçao, la hermosura del paisaje se dibuja con las múltiples tonalidades del azul del mar y se termina de teñir con la hospitalidad de sus habitantes, quienes no superan las 150 mil personas, distribuidas entre los barrios Punda y Otrobanda, conectados a su vez por el puente de la Reina Emma que atraviesa la Bahía de Santa Ana, lugares que prometen imágenes únicas que no podrán salir de la retina de sus visitantes. 



Fecha: 21 de Abril de 2018
Califique esta publicación
Puntuación: 5 / Votos: 2
Whatsapp Whatsapp LinkedIn Pinterest LinkedIn LinkedIn Google+ Google+

Area de comentarios

Deja tu comentario: